Toñi Quiñones

"Un blog nace contigo, crece contigo, y llega un momento en que forma parte de tu vida". @Toquigo


Deja un comentario

Biorritmos de Whatsapp

Podría ser la tarde de un sábado cualquiera, y quién dice un sábado,  dice cualquier otro día. Una tarde tranquila y relajada viendo una película y con el móvil siempre a mano.

Es inevitable no comprobar a cada clin clin de las notificaciones (con posibilidad de desactivar) del móvil quien nos escribe y “perturba” nuestra tranquilidad. Algunas de nuestras conversaciones en Whatsapp son comunicaciones breves y que evitan hacer una llamada, por ejemplo: “vas a venir a cenar?…  / si, nos vemos a las 21h / ok”.  Existen otras conversaciones que necesitan que prestemos mayor atención como pueden ser conversaciones de grupos (del cole, del trabajo…)  dónde se pide la participación y opinión sobre algo. Podrían ser muchas y variadas clases de conversaciones  e incluso mantener varias a la vez,  pero ¿qué conversaciones son las que alteran nuestros biorritmos, las que alteran nuestro estado emocional, las que de pronto lo cambian todo y hacen que esa tarde tranquila comience a transformarse en una tarde de pesadilla?

El móvil siempre a mano, cerca de nuestros pensamientos y un lenguaje textual un tanto ambiguo y poco claro, pueden ocasionar serios problemas entre dos personas que en lugar de llamarse por teléfono o quedar para hablar cara a cara se dejan arrastrar por la conversación textual, la cual, van interpretando a su propio estilo.

Nos estamos acostumbrado a la inmediatez y espontaneidad de querer decir las cosas sin esperar el momento adecuado, a la libertad de poder expresarnos sin miedo, sin timidez, sin tapujos, sin reflexionar… y no nos damos cuenta que con esta actitud podemos crear situaciones que en la mayoría de las veces se nos van de las manos, porque no es el medio, ni la herramienta adecuada.

Y esa tarde tranquila de sábado empieza a tornarse gris,  y nuestro estado anímico comienza a alterarse con la conversación que estamos manteniendo con nuestra pareja que está de viaje, o con una amiga con la cual no quedó alguna cosa clara… en definitiva, lo que empezó por: “Hola, qué haces? / aquí estoy en el sofá viendo una peli / que agustito, no? / si / he estado pensando que lo que estuvimos hablando el otro día……..  “.  y de ahí  en un rato a “ ¡No quiero verte más! “  y por supuesto con el consiguiente cabreo para ambas partes.

¿Qué estamos haciendo mal?. En mi opinión, una conversación importante no debe de mantenerse vía chat con Whatsapp, Telegram, Imensajes, Messenger… Y segundo, si la conversación comienza a complicarse, lo mejor es hacer una llamada de voz, que siempre será mejor que escrita, e internar comprender y entender, para poder solucionar. Ante la falta de presencia física, la voz siempre nos proporcionará más información y evitará que hagamos mal interpretaciones.

Esta es una situación que lamentablemente se está convirtiendo en habitual. No tiene horario, se puede presentar durante el trabajo, en casa, durante la comida, en una reunión… no tiene un momento, ni lugar concreto.

Cuando estés cabreado, aléjate del teclado

Anuncios


2 comentarios

Padres y madres en grupos de Whatsapp escolares.

logo-whatsapp_0Los grupos de Whatsapp aportan a los padres contacto directo con el resto de padres y madres de la clase de su hijo/a. Es una herramienta muy útil con la cual las familias están informadas, principalmente sobre los temas académicos de sus hijos, y también se suelen usar para organizar eventos escolares y extraescolares entre padres o alumnos.

Durante los acontecimientos que se realizan en el aula o en el centro escolar (fiestas o eventos escolares), hay padres que van informando a los que no han podido asistir a través del grupo de Whatsapp de clase, envían fotos, hacen comentarios, responden a las preguntas de los que no han podido asistir… la mayoría de los padres reciben con agrado este tipo de información, y que de otra forma no hubiera obtenido, sólo en pocas ocasiones,  nos encontramos con padres que no quieren que se suban fotos de sus hijos al grupo de Whatsapp, por ello, es importante como padre o madre informar al resto de miembros que componen el grupo para que se respete esta decisión.

También existen grupos de clase creados por los propios tutores, y a través de estos el tutor informa a las familias sobre los acontecimientos del aula, reuniones.. y en ocasiones, a través de imágenes o vídeos el tutor comparte logros o anécdotas que suceden dentro del aula.

Es importante tener en cuenta que, sea un padre o el tutor de clase el administrador del grupo, se deben establecer unas normas de uso, donde la educación y el respeto deben ser la estrella, y se debe eliminar a quienes no cumplan dichas normas.

Es importante mencionar, que en estos grupos se debaten también situaciones no siempre agradables y que suceden dentro del aula, por lo tanto, es conveniente que los menores no tengan acceso a estas conversaciones, ni estas se realicen únicamente a través de Whatsapp, lo recomendable es hacerlo en un entorno más personal, con presencia física y contando con el tutor/a, si el caso lo requiere. Demás es sabido las malas interpretaciones que se puedan hacer de los mensajes.

Las familias tienen derecho a conocer el comportamiento, logros académicos y demás temas de intereses concernientes a sus hijos, y a que exista una transparencia sobre cómo el docente trabaja con sus alumnos en el aula, pero no la de someter a escrutinio la labor profesional de un docente en un grupo de Whatsapp.

Recordemos que no es la herramienta la que puede producir situaciones desagradables, sino, el uso que se haga de ella.